Jóvenes de la UIER visitaron la planta de Las Camelias

Graciela y Raúl Marsó brindaron un recorrido y contaron detalles de la industria avícola radicada en la localidad de San José. En ese marco, pusieron en valor los procesos productivos, el avance hacia la profesionalización y la generación de energías renovables. Durante la jornada, también se analizó el contexto económico del país y se plantearon los desafíos y dificultades para los sectores industriales.

El Departamento Joven de la Unión Industrial de Entre Ríos (UIER) realizó el viernes 12 de octubre una nueva reunión, en el marco de la visita a Las Camelias, industria avícola radicada en la localidad de San José, departamento Colón. Los titulares de la empresa brindaron una charla ante más de 20 asistentes y realizaron un recorrido, en el que además contaron detalles del proceso productivo que les permite faenar a diario 200.000 aves y emplear a más de 1.000 trabajadores en forma directa. Asimismo, el encuentro sirvió para poner en común un análisis de la situación económica del país, con especial atención en las dificultades que atraviesan las industrias entrerrianas.

La jornada comenzó con una exposición por parte de Graciela y Raúl Marsó, socios de la firma familiar que desde los años ochenta fundaron una planta de faena avícola. En ese contexto, se destacó el perfil emprendedor que forjaron desde los inicios y los valores que todavía los sostienen, tales como la confianza, el emprendedorismo y la unión familiar para trabajar juntos por un mismo objetivo. Con el paso del tiempo, también se resaltó la importancia de incorporar directores profesionales en las diferentes gerencias y la implementación de protocolos familiares formalizados.

Durante la visita guiada, se repasaron en detalle las distintas etapas del proceso productivo de la carne de pollo hasta el resultado final. En este sentido, se explicó con claridad el agregado de valor que significa convertir la proteína vegetal en animal, además de que se dieron detalles relacionados a la sistematización y tecnificación de una planta de avanzada, también en vinculación con las instalaciones de la compañía en otros puntos del país. La familia Marsó aprovechó además para valorar la importancia de la sustentabilidad a partir de la generación de biogás y de energía fotovoltaica.

Debate

La jornada de trabajo prosiguió con una exposición de la coyuntura económica a cargo del licenciado Gabriel Weidmann, responsable del Área de Monitoreo Industrial de la UIER. El profesional analizó los datos de la industria durante los trimestres anteriores y brindó algunas proyecciones que dan cuenta del complejo contexto económico que está atravesando el país, particularmente los sectores productivos.

En ese marco, se dio un intercambio respecto del escenario que observan los jóvenes industriales. Entre otros puntos, María Eugenia Hillairet, coordinadora del Departamento Joven, planteó su mirada sobre el panorama del sector, la preocupación por poder pensar una agenda y las dificultades dentro de las organizaciones empresarias para proyectar hacia 2019. De todos modos, se valoró la importancia de seguir trabajando en forma metódica y planificada las distintas variables sensibles que hacen a los emprendimientos.

Durante el debate, el licenciado Agustín Arias puso foco en las distintas expresiones del contexto político para tener una mirada atenta. Además, el ingeniero Pablo Marsó instó a sostener el recurso humano y encontrar estrategias que en una situación de crisis permitan mantener el buen clima de trabajo. Por su parte, la contadora Virginia Dellizzotti propuso desarrollar una capacitación vinculada a variables financieras, cuya fecha será a definir en el mes de noviembre.