La industria en Entre Ríos repuntó levemente en junio tras un fuerte parate, pero persiste la incertidumbre

Según el relevamiento realizado por la Unión Industrial de Entre Ríos, muchas empresas no esenciales, que debieron interrumpir totalmente sus trabajos por la cuarentena, pudieron reactivarse en junio y registrar una leve mejora. Sin embargo, no hay una evaluación clara sobre el escenario actual y se carecen de previsiones para los próximos meses.

La Unión Industrial de Entre Ríos (UIER) realizó una nueva encuesta en junio para relevar el nivel de actividad de los distintos sectores productivos de la provincia, que vienen manifestando distintas realidades en medio de la pandemia. Del estudio realizado se observa un leve repunte de sectores no esenciales que debieron paralizar su producción por la cuarentena, aunque persiste una gran incertidumbre de cara a los próximos meses, ante un escenario extremadamente dinámico y complejo.

En el sexto mes del año, los rubros esenciales pudieron continuar trabajando sin interrupciones, cada uno con sus distintas particularidades sectoriales y con mayor capacidad para sobrellevar la situación. En tanto, algunos establecimientos de rubros no esenciales registraron un cambio de tendencia favorable que generó un alivio para sostener las empresas en tiempos críticos, sobre todo tras enfrentar una profunda caída de los niveles de producción y ventas.

En relación a este último aspecto y de acuerdo a las consultas efectuadas a los representantes de las industrias entrerrianas, se desconoce si el repunte registrado por las empresas consideradas no esenciales responde a una mejora real en la situación económica o si se trata de un rebote temporal luego de haber registrado un histórico parate en medio de la pandemia. Por ello, los empresarios son cautos a la hora de realizar previsiones para los próximos meses.

En este contexto, si bien la mayoría de los establecimientos fabriles pudo abonar los sueldos y el medio Salario Anual Complementario (SAC) durante el mes de junio, muchas de las empresas comprendidas en los rubros no esenciales debieron recurrir a distintas alternativas de financiamiento, la ayuda del Estado a través del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), pagos en cuotas y el uso de recursos propios.

Fabricación de aberturas

Las empresas que fabrican aberturas en Entre Ríos mejoraron con respecto a los meses previos debido a una demanda reactivada en esta coyuntura. Los niveles de actividad son prácticamente similares al mismo mes del año pasado.

En este sentido, las ventas se recuperaron e incluso hay empresas en mejor situación que el año pasado en lo que respecta a este mes puntual. Se observa una mejora de la demanda de Entre Ríos y otros puntos del país, a excepción de Buenos Aires que cayeron los pedidos y obligó a generar nuevos clientes, además de que sus competidores tienen más restricciones para trabajar y se abrió el mercado en forma temporal.

Por todo ello, este mes se pudieron cubrir los costos, pagar sueldos y aguinaldos, en algunos casos con ayuda a través del ATP y herramientas crediticias. No obstante, hay cautela respecto de qué sucederá los próximos meses.

Por otro lado, se advierte que en algunas empresas más grandes tuvieron problemas para conseguir insumos importados a raíz de las medidas del Banco Central. También se observaron situaciones de dumping que perjudicó a firmas entrerrianas.

Fabricación de acoplados, semiacoplados y vehículos

El sector logró reactivarse pero se da una situación dispar y compleja, aún sin poder recuperarse totalmente. Algunas empresas pudieron aumentar un 30% en producción y hasta un 80% en ventas, pero también hay otras que sufren una caída interanual de producción del 30% y de ventas del 50%.

En este contexto la mayoría no alcanza a cubrir los costos y realiza grandes esfuerzos para cumplir con el pago de sueldos y aguinaldos en tiempo y forma. Para ello, las empresas solicitaron la ayuda del ATP, gestionaron créditos del 24% y debieron hacer uso de recursos propios y aportes de propietarios. Hay casos incluso de acceso al mercado de capitales para financiar los déficits.

Fabricación de muebles

El sector tuvo una leve mejora respecto del mes anterior pero en general siguen trabajando a una capacidad instalada menor. La realidad de las empresas es dispar, aunque existen fábricas con caída de producción y ventas de entre el 10, 15, 30 y 35% respecto del mismo mes del año pasado.

También hay ejemplos de industrias que pudieron aumentar su actividad respecto de 2019 y trabajan por encima del punto de equilibrio, con impulso de cierta reactivación de la construcción. No obstante, el nivel de comparación interanual también es bajo.

En este contexto, se pagaron sueldos y aguinaldos, algunas con el aporte del ATP, créditos al 24% y recursos propios que permitieron cubrir costos.

Metalúrgicas

A pesar de cierta reactivación en junio, las empresas metalúrgicas siguen atravesando un momento complejo, con caída de los niveles de producción y ventas que alcanzan entre el 50 y el 70% de la actividad generada en el mismo mes del año pasado.

En general, las industrias de este sector no cubren la totalidad de los costos, con dificultades para pagar en tiempo y forma la totalidad de los sueldos y el medio aguinaldo. Por ello, debieron recurrir en algunos casos a los programas de asistencia de Nación, créditos y otros instrumentos bancarios, además de recursos propios.

Minerales no metálicos

La situación del sector tuvo una muy leve mejora respecto de mayo debido a una tenue demanda de la construcción y refacciones del hogar, aunque el nivel de comparación sigue siendo relativo dada la profunda recesión.

Hay empresas importantes de la provincia que apenas trabajaron a un 25% del nivel presupuestado, y no hay expectativas claras de cuándo podrán retomar la actividad con mayor fuerza, sobre todo de Buenos Aires que es el principal demandante.

En estas circunstancias, los costos no se cubrieron y las empresas acudieron a distintas herramientas financieras para pagar sueldos y aguinaldos.

Fundición de metal

El nivel de actividad de junio siguió estando en términos prácticamente similares al mes anterior, con empresas que registran hasta un 50% de caída de la producción y ventas, por menor demanda del mercado interno y exportaciones.

Desde el sector observan un importante desafío el tener que sostener las empresas en estas circunstancias, debido a los problemas para cubrir los costos básicos. Hay incertidumbre por lo que pueda suceder con Vaca Muerta.

Medicamentos

Este sector esencial no ha dejado de trabajar y se mantienen con niveles de producción y ventas normales, incluso en algunos casos mejores que el mismo mes del año pasado. No obstante, también hay empresas que registran una caída del 10% de la facturación, sobre todo de aquellas ligadas a las exportaciones.

Los costos se cubrieron sin inconvenientes y hay empresas con procesos de inversión en marcha. Por otro lado, también se registraron algunas dificultades logísticas para aquellos que realizan ventas al exterior.

Software

La industria del software continuó trabajando prácticamente al mismo nivel, con empresas que pudieron incluso duplicar su producción y ventas respecto del año pasado. En algunos casos sí hubo estimaciones anuales que bajaron, aunque sigue habiendo una demanda del exterior que sostiene el trabajo.

No obstante, se presentan desafíos. Algunas firmas comienzan a sufrir problemas por el desdoblamiento cambiario, lo cual quita competitividad al sector frente a otras empresas en el exterior, además de tener inconvenientes con el abastecimiento de insumos para desarrollar tecnología.

Sector avícola

La producción de pollos se mantiene en los mismos niveles que junio del año pasado dado que se trata de una actividad esencial, cuya demanda se sostiene.

No obstante, se registra una caída de la facturación por baja de precios. A nivel internacional, en promedio hubo una disminución del 15% y a nivel nacional del 5%.

En este escenario, el sector enfrenta problemas de rentabilidad ante el congelamiento de precios internos que, en ocasiones, generan problemas para cubrir costos que siguen aumentando.

Sector bovino

Por ser esencial, la actividad no se paralizó y el ritmo de producción fue similar a niveles normales. No obstante, algunas ventas bajaron hasta un 20%, por problemas de precios en el mercado interno.

Al respecto, las industrias dan cuenta de una reconfiguración de los mercados en el país por problemas para llegar a ciertos destinos ante estrictos controles por el coronavirus. La preocupación pasa por el cierre de algunos distritos, lo cual repercutirá sobre ventas finales.

Sector porcino

El sector mantuvo niveles de actividad similares a mayo, con empresas que sostuvieron la producción y otras que pudieron aumentarla gradualmente, atento a los cambios que se produjeron en cuarentena de los mercados.

Algunos canales de venta de cerdos prácticamente desaparecieron, sobre todo ligados a la industria chacinadora por la crisis de la hotelería y gastronomía. Pero otro lado, aumentaron los canales de venta más directo a través de cortes ofrecidos al público, lo cual posibilitó compensar la baja de venta de fiambres y embutidos.

En general, se pudieron cubrir los costos, aunque también hay empresas que tienen problemas debido a que se mantiene una significativa caída de precios en toda la cadena.

Sector ovícola

La producción de huevos en Entre Ríos se mantiene e incluso hay empresas con mayor demanda que el mismo mes del año pasado y por encima de lo esperado. Sin embargo, se generan problemas en la facturación final.

En relación a este aspecto, el sector advierte por problemas de precios, debido a que el congelamiento de los valores a marzo no posibilita cubrir los costos totales.

Por otra parte, se registran inconvenientes con el acceso al mercado cambiario para realizar pagos anticipados de importaciones de maquinarias y piezas de los equipos que requieren mantenimiento.

Sector arrocero

En junio, el sector siguió trabajando intensamente, sin interrupciones ante la creciente demanda del mercado interno. Las empresas entrerrianas arroceras pudieron cubrir costos.

La producción y procesamiento industrial del arroz mantiene una tendencia crecientes. Al aumento del mercado interno se sumaron factores externos que motivaron una sobre demanda y suba de precios.

Sector citrícola

El sector continuó trabajando por una demanda sostenida del mercado interno, aunque algunas empresas con niveles inferiores por problemas de abastecimiento de frutas.

De este modo, comienzan a manifestarse en la industria las consecuencias de la menor producción de cítricos en la zona. Influye la caída del 30% de la cosecha en la zona y la venta directa en el mercado de frutas.

En este contexto, las ventas de la industria citrícola en junio están en una situación levemente en baja, caída cercana al 10%, aunque los precios están mejor que el año pasado, lo que posibilita cubrir costos sin inconvenientes.

Sector lácteo

El sector esencial continuó trabajando en junio al mismo ritmo, en un contexto de cambios de demanda en el mercado. Algunas empresas que elaboran leche en polvo, incluso, incrementaron más de un 20% su producción interanual por los pedidos sostenidos para asistencia social.

No obstante, también hay casos de empresas lácteas más grandes, vinculadas a las exportaciones, que si bien mantuvieron el nivel de producción, registraron una caída del 20% en las ventas, debido fundamentalmente a la baja de precios y cambios de la demanda de ciertos quesos.

En términos generales, las industrias consultadas cubrieron costos, pero debieron afrontar incrementos de los insumos, con acceso a líneas de financiamiento.

Biodiésel

La producción de biodiésel en Entre Ríos siguió prácticamente paralizada desde fines del año pasado. Si bien hubo algún nivel de actividad, fue prácticamente insignificante para los volúmenes habituales.

Los establecimientos del sector siguen sin poder cubrir los costos y deben ser compensados con aportes del Estado, financiamiento y con recursos propios.

El sector tiene intenciones de reactivarse, pero se ven imposibilitados por el congelamiento de precios de venta, los vaivenes de las políticas y variaciones del tipo de cambio.

Aserraderos

El sector continuó trabajando a un ritmo aceptable, con posibilidades de colocar los productos en el mercado. Algunas empresas reorientaron su producción a elementos de mayor valor agregado y calidad para sostener ventas y eso posibilitó crecer en facturación.

De todos modos, permanecen los problemas que afectan al sector, como la baja competitividad de Entre Ríos ante elevados costos de energía, superior a provincias como Corrientes.

Por otro lado, se registran ciertos inconvenientes para la compra de materias primas a valores dolarizados. Muchas de las herramientas que se utilizan son importadas, por lo cual impactan las restricciones del Banco Central.

Papel y packaging

Durante el mes de junio, el sector continuó trabajando a buen ritmo en algunas empresas ligadas a otras cadenas esenciales. De todos modos, hay firmas cuya producción bajó un poco respecto del año pasado y de meses previos, aunque sin llegar a ser una situación preocupante.

Las ventas siguen siendo normales, con precios que se mantiene en un buen nivel y permiten sostener las operatorias sin mayores inconvenientes.

Por otra parte, algunas empresas tienen dificultades ante las medidas restrictivas del Banco Central, que provocan desabastecimiento de materias primas que no se producen en el país.

Molienda

Este sector esencial continúa trabajando intensamente, por una demanda sostenida por ser alimentos esenciales que, incluso, obligó a aumentar la producción en molinos de distintos tamaños durante el mes de junio.

De todas maneras, hay una pérdida de rentabilidad por las dificultades para actualizar los precios de venta ante los mayores costos.

Los sueldos y aguinaldos se han podido abonar sin inconvenientes.