Los posibles escenarios electorales de 2019, según Fidanza

El titular de la consultora Poliarquía brindó un análisis de las proyecciones y expectativas políticas de cara a las elecciones generales del año que viene. En este sentido, habló sobre la caída de imagen del presidente Mauricio Macri, el rol que ocupa Cristina Kirchner y el peronismo, sin dejar de plantear cómo influye la crisis económica y la causa de los Cuadernos de la Corrupción.

Eduardo Fidanza, titular de la Consultora Poliarquía, desembarcó en la XIV Jornada de la Industria de Entre Ríos con un análisis del escenario político con vistas a las elecciones generales de 2019. Al respecto, planteó cinco probabilidades del desarrollo de la contienda electoral, con especial atención en la fuerza de Mauricio Macri y su espacio político, la expresidente Cristina Fernández de Kirchner y el peronismo.

A la hora de brindar su análisis, Fidanza primero reconoció el momento de crisis económica y financiera que atraviesa el país, lo cual provocó en los electores un paso del optimismo al pesimismo en sólo cuatro meses. Claramente, según resaltó, se produjo un cambio en la percepción social de la crisis, sobre todo de las expectativas, lo cual será determinante para aquellos que votan “con el bolsillo”. De hecho, durante su disertación indicó que de acuerdo a las encuestas, “la economía es el principal problema de los argentinos”, por encima de la inseguridad.

Además de la “crisis inesperada” que comenzó en abril, el politólogo apuntó a la megacausa conocida mediáticamente como los Cuadernos de la Corrupción, que consideró como “inédita” y entiende como otro de los factores que influyen actualmente en la decisión. Por esto mismo, sostuvo: “La crisis cambiaria y los cuadernos tienen un final imprevisible”.

De todos modos, señaló que falta mucho para las elecciones y que resulta difícil precisar qué va a pasar, más allá de analizar algunos escenarios posibles. “La decisión de voto se da en la cercanía de los comicios. Preguntar 14 meses antes es un experimento un tanto abstracto”, explicó.

Cinco escenarios

Para Fidanza, el escenario menos probable es la reelección del Presidente. Para que suceda, se deben dar varios factores: “El primero es que la economía debería a partir de marzo o abril recuperarse, es decir, que salgamos de la recesión, que hubiera menos inflación, que el dólar estuviera estabilizado y haya recuperación de puestos de trabajos. A la vez, que el peronismo permaneciera dividido y que Cristina Kirchner tuviera un nivel alto del deterioro de su popularidad”.

Al respecto, dijo que los dos primeros puntos son los más importantes y que es el propio Marcos Peña, jefe de Gabinete de la Nación, quien lo explica en las reuniones privadas. Aseguró que en este planteo Macri tiene 33% de intención de voto, con posibilidad de llegar a 40%, mientras que el peronismo dividido alcanza el 66%. No obstante, consideró que esto es “excesivamente optimista”. “Creo que este argumento era más sostenible hace cinco meses que ahora. No es el hoy escenario con la mayor probabilidad porque está en conflicto con otros escenarios”, explicó.

El segundo escenario apunta a la “consagración de un sucesor” para el Presidente. “Macri no puede ser, entonces María Eugenia Vidal”, precisó. Para que ello ocurriera, indicó que debería cambiar la tendencia, “que de pronto cayera Macri pero Vidal se recuperara”. Sin embargo, argumentó: “Es lo que es difícil según la experiencia de sucesos históricos. En general, cuando el jefe político se desploma, con él se desploman sus principales espadas”.

En este sentido, Fidanza consideró poco probable. “Yo creo que la cuestión del Gobierno el año que viene es que se recupere Macri y que él, que es el jefe político, dé la batalla, no María Eugenia Vidal”.

El tercer escenario se trata del “retorno del peronismo al Gobierno”. “Suponemos que no hay recuperación de la economía y suponemos que va a haber un voto castigo, porque es algo del sentido común”. Al respecto, reflexionó: “La gente está enojada con el gobierno, desilusionada, resentida y con enojo. El sentimiento es de despecho y el despechado es el que da el voto castigo, que es un voto que no se da por las cualidades de un candidato, sino para castigar y perjudicar a otro que me despechó”.

Ante esta situación, se preguntó: “¿El peronismo con su pragmatismo político, si ve que es el 66%, cometerá el error de presentarse dividido?” Al respecto, contestó: “Creo que hay una posibilidad de que Cristina baje su candidatura. Si la baja, hay dos o tres figuras del peronismo no K que podrían ser ese candidato que se vota por despecho. Es un escenario que si se cumpliera colocaría al retorno del peronismo como la probabilidad más alta al día de hoy”.

En esta línea, acotó otro planteo no menor: “Cristina es una figura con un fuerte liderazgo y volumen político. Ahora, el único escenario de balotaje que gana Macri hoy se lo gana a Cristina, otros no los gana”.

Por otro lado, apuntó a la posibilidad de que la exmandataria nacional vaya por la Presidencia, aunque advirtió que “el peronismo no puede progresar políticamente con Cristina, porque pertenece al pasado”. En este sentido, consideró: “Hay en el peronismo dirigentes que van creciendo y quieren su espacio. Pero si le agregamos a eso que tienen la herramienta de los fueros por los cuales ella podría estar presa o no, es una condición que pone a Cristina en una debilidad que la va a hacer replantear su estrategia”.

Finalmente, el quinto escenario, aunque para Fidanza el “menos probable”, es el de “la ingobernabilidad, con una explosión del dólar y salida del Gobierno”. “Es el escenario del helicóptero que creo que felizmente se está alejando”, señaló.